ADICCIÓN A LOS MEDICAMENTOS

ADICCIÓN A LOS MEDICAMENTOS

El abuso y uso no adecuado de medicamentos de prescripción es un problema grave de salud pública,  que se ha extendido de manera considerable a lo largo de las últimas décadas, a pesar de que la mayoría de las personas toman los medicamentos de prescripción de manera responsable, se calcula que un 20% de las personas de 12 años y mayores han consumido medicamentos de prescripción por razones no médicas al menos una vez en su vida, y los jóvenes ocupan un lugar importante en este grupo.

 

Un estudio de Observación del Futuro realizado por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA, por sus siglas en inglés), demostró que durante el año 2010 uno de cada 12 estudiantes de secundaria tomó medicamentos sin prescripción médica.

 

Este abuso creciente de ciertos medicamentos de prescripción, entre ellos, los opioides, los depresores del sistema nervioso central (SNC) y los estimulantes, pueden conducir a una variedad de efectos adversos para la salud, incluyendo la adicción.

 

 

Tras la realización de una encuesta durante el año 2010 se estableció que las personas entrevistadas que habían admitido el uso no médico de un medicamento de prescripción en el año anterior a la encuesta cumplían con los criterios de diagnóstico para el abuso o la dependencia de estos medicamentos. Las razones de la alta prevalencia de abuso de medicamentos de prescripción varían según la edad, el género y otros factores, pero probablemente incluyen el hecho de que son más disponibles.

 

 

El número de recetas para algunos de estos medicamentos se han incrementado drásticamente desde principios de la década de los noventa. Por otra parte, otros factores que contribuyen a este problema es el hecho de que cada vez es más normal tomar pastillas ante cualquier situación incómoda por el hecho de que pase de formas más llevadera. La percepción de que los medicamentos de prescripción hacen menos daño que las drogas ilícitas contribuyen  sin duda al aumento constante de esta situación. El número de muertes no intencionales por sobredosis que involucran analgésicos opioides se ha cuadruplicado desde 1999 y, en 2007, superó el número total de muertes por heroína y cocaína.

 

 

SÍNTOMAS

 

Los síntomas del abuso de drogas dependen de la droga específica, ya que no todas presentan los mismos síntomas, aunque pueden tener algunos en común Debido a las propiedades modificadoras de la conducta que estas poseen.

 

 

Algunos de estos síntomas son los siguientes:

Toma de dosis más elevadas que las recetadas

Cambios de humor

Aumento o disminución del sueño

 

Toma de decisiones sin criterio

 

Presencia de una actitud enérgica

Perdida continúa de recetas

Pedir recetas a más de un médico

Robar o falsificar recetas

 

CAUSAS

 

Las razones por las cuales las personas abusan de los medicamentos dependen en gran medida de la edad de la persona o del estado mental en el que se encuentre.

 

Estas son algunas de las posibles razones o causas de la adicción:

 

Experimentar los efectos de la sustancia

Ser aceptados por determinados colectivos sociales

Drogarse para sentirse bien

Necesidad de aliviar tensiones

Desarrollar un estado de euforia

Intentar mejorar la concentración y el desempeño académico o laboral

 

 

CONSECUENCIAS

 

El consumo de medicamentos de forma excesiva e innecesaria por la búsqueda de unos efectos no médicos, puede ocasionar graves problemas de salud. Sin embargo estos problemas de salud dependen del tipo de sustancia de la cual se abusa.

 

ESTIMULANTES: En este caso, su consumo excesivo puede provocar el aumento de la temperatura corporal, presión arterial alta, alucinaciones, agresividad entre otras.

 

OPIOIDES: Dan lugar a unos efectos un tacto contrarios a los estimulantes, como puede ser una presión arterial baja, respiración lenta y presenta un alto riesgo de muerte.

 

ANSIOLÍTICOS: Sin duda los de peor fama ya que su consumo es fácilmente justificable, sin embargo esto no hace que sean potencialmente mortales, dando lugar también a una respiración lenta y una presión arterial baja.

 

 

MEDICAMENTOS MÁS CONSUMIDOS

 

Los medicamentos recetados que se consumen con mayor frecuencia son los siguientes:

 

Opiáceos, como la oxicodona (Oxycontin, Roxicodone) y los que contienen hidrocodona (Vicodin, Lortab, Norco), utilizados para aliviar el dolor

 

En el caso de problemas tales como la ansiedad  se usan sedantes, como el alprazolam (Xanax) y el diazepam (Valium) e hipnóticos, como el zolpidem (Ambien), utilizados para tratar los trastornos del sueño en algunos casos.

 

Estimulantes, como el metilfenidato (Ritalin, Concerta y otros), la dextroanfetamina y anfetamina (Adderall XR) utilizados para tratar el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

 

 

En España, la gran mayoría de estos fármacos necesitan receta médica para su dispensación.

 

 

Los más comunes son:

 

Derivados del opio

 

  1. Morfina: Medicamento analgésico, se usa para tratar los dolores muy fuertes y su uso suele ser en cirugías. La adicción da lugar a un estado de bienestar en el paciente. Se necesita receta y se dispensa en viales intramusculares.

 

  1. Fentanilo: También actúa sobre los receptores opiáceos del dolor y de ahí su gran poder analgésico. Se usa en el tratamiento del dolor crónico. Se necesita una receta específica para estupefacientes.

 

  1. Tramadol: Analgésico opiáceo como los anteriores. Se usa en comprimidos para tratar el dolor pero no necesita la receta específica de estupefacientes, por lo que es de fácil acceso para el paciente.

 

 

Benzodiacepinas

 

  1. Diazepan: Ansiolítico de acción prolongada. Fue el primero del grupo con actividad hipnótica, anticonvulsivante, sedante y relajante muscular.

 

  1. Lorazepan: Es un ansiolítico de acción corta. Tiene acción hipnótica, anticonvulsivante, sedante y relajante muscular. Se prescribe en comprimidos a personas mayores.

 

  1. Alprazolam: Ansiolítico de acción corta, a diferencia de los anteriores éste posee actividad antidepresiva. Necesita receta médica y se presenta en forma de comprimidos.

 

 

Estimulantes

 

  1. Metilfenidato: Estimulante débil, se usa para tratar el trastorno de hiperactividad con déficit de atención en niños principalmente y en forma de comprimidos.

 

  1. Oximetazolina: Es un descongestionante nasal en formato inhalador de fácil adquisición en las farmacias. No se recomienda utilizar más de 3 días. Puede causar efecto rebote y necesitarse siempre para respirar mejor.

 

  1. Cafeína: Produce estimulación cardíaca. Se emplea en combinación con otros analgésicos produciendo adicción. Son de fácil adquisición en la farmacia.

 

 

 

TRATAMIENTO PARA EL ABUSO DE MEDICAMENTOS

 

Muchos años de investigación han demostrado que la adicción a cualquier droga es una enfermedad que puede ser tratada. El tratamiento debe tener en cuenta el tipo de fármaco utilizado y las necesidades individuales del paciente. Para que el tratamiento sea eficaz puede ser necesario incorporar varios componentes, como  la desintoxicación, consejos y a veces el uso de medicamentos contra la adicción (farmacoterapia). Puede ser necesario intentar varios ciclos de tratamiento para que el paciente se recupere por completo.

 

Las dos categorías principales de tratamiento para la drogadicción son la conductual y la farmacológica.

 

Tratamiento conductual

 

Los tratamientos conductuales ayudan a los pacientes a dejar su adicción enseñándoles estrategias para vivir sin las drogas, controlar el deseo insaciable por consumir, evitar las situaciones que podrían llevar al consumo de las mismas, y manejar una recaída si ocurriese.

 

Cuando son administrados eficazmente, los tratamientos conductuales, tales como, el manejo de contingencias y las terapias cognitivo conductuales, también pueden ayudar a los pacientes a mejorar sus relaciones personales y su capacidad para desempeñarse en el trabajo y en el ámbito cotidiano.

 

Tratamiento de farmacoterapia

 

Los tratamientos de farmacoterapia favorecen más a casos como la adicción a los opioides. Estos tratamientos farmacológicos combaten los efectos de la droga sobre el cerebro y el comportamiento, y se pueden utilizar para aliviar los síntomas del síndrome de abstinencia, ayudar a superar la ansiedad o tratar una sobredosis. Aunque un enfoque conductual o farmacológico por sí solo puede ser suficiente para el tratamiento de algunos pacientes, la investigación muestra que un enfoque combinado presentan una mayor efectividad.

 

 

COMO PREVENIR EL ABUSO DE MEDICAMENTOS

 

Los riesgos de adicción a los medicamentos aumentan cuando se utilizan de manera distinta a las indicadas por el médico (por ejemplo, en dosis más altas, usando una vía de administración diferente, o en combinación con el alcohol u otras drogas). Los médicos, sus pacientes y los farmacéuticos pueden jugar un papel en la identificación y la prevención del abuso de medicamentos de prescripción.

 

 

Desde Psiquefunciona contamos con personal cualificado para atajar estas situaciones y reconducirlas de manera drástica, no dudes en contactar con nosotros a través de nuestra página web o  si lo prefieres a través de nuestro Facebook (Con la Adicción Psiquefunciona)

 

 

No hay comentarios

Publicar un comentario