8 Señales de adicción en etapa temprana

Como detectar signos de adicción en etapa temprana

8 Señales de adicción en etapa temprana

Los familiares, los amigos o los profesores pueden detectar los signos de alarma en la etapa temprana. Es una oportunidad importante el poder pararlo al principio de la adicción. Estos signos pueden usarse como herramientas, para detectar una adicción en progreso.

Procesos habituales del consumo en menores:

  • Alcohol y tabaco comienzo entre 13 y 15 años de edad.
  • Tabaco, alcohol, marihuana o THC comienzo entre los 15 y 17 años.
  • Alcohol, tabaco, marihuana, THC y algún tipo de estupefaciente más duro como, MDA, cocaína, etc. comienzan entre los 16 y los 18 años de edad. Estos consumos son mas de fines de semana o ocasiones puntuales.

Señales en adolescentes con adicción

Las señales que pueden avisarnos de que un adolescente tiene una adicción son:

1. Cambios de humor

Una señal son los cambios de humor bruscos. Cuando el adolescente pasa de estar eufórico, a depresivo, apático, decaído, etc.

Suele desaparecer en momentos puntuales y repetitivos para poder consumir.

Y, a medida que el consumo va avanzando, los periodos de depresión y apatía son más habituales y duraderos.

El cambio de humor

Irritabilidad

  • El consumidor se enfada sin razones aparentes y le molestan situaciones o personas que antes no les molestaban.
  • No tolera que le hablen de que tiene un problema y llega a volverse violento.
  • No es consciente, no quiere aceptarlo y niega tener un problema.

2. Cambios en el aspecto físico

El adolescente que empieza que consume de manera abusiva o alarmante, hay casos en los que algunos dejan de preocuparse por el aspecto físico, no se preocupa de cómo va vestido, no dedica tiempo al aseo personal, disminuye o aumenta de peso, tiene ojos enrojecidos, nariz congestionada, sangrados nasales, etc.

3. Falta de concentración y memoria

El adolescente que empieza a tener problemas con el consumo, cada vez atiende menos en clase o le cuesta trabajar. Empieza a suspender asignaturas y estudia menos horas, ya que está todo el rato pensando en su consumo, en cómo consumir, cuándo o cómo conseguir sustancias. Al no ser capaz de atender en clase, no memoriza y tiene problemas serios de concentración.

4. Incumplimiento de responsabilidades

La conducta del adolescente que empieza a tener un abuso alarmante cambia: invierte más tiempo y energía en el consumo y no cumple con sus obligaciones y deberes, falta sin explicación a los compromisos familiares, empieza a suspender, llega tarde al trabajo, etc. Las responsabilidades pasan a un segundo plano, su consumo es su prioridad.

5. Abandono de aficiones

Llega un punto en que su consumo es su única fuente de placer y abandona el deporte, los estudios, etc. Las antiguas aficiones ya no significan nada, todo es un obstáculo para llegar a su objetivo: la droga, el alcohol, etc. Toda su vida se centra en el consumo, ¿para qué va a perder el tiempo en otras actividades?

6. Cambio de amistades o aislamiento

El adolescente que ya presenta signos claros de adicción temprana tiende a aislarse o cambia de compañías, no quiere que nadie se interponga en su consumo. Solo quiere estar en grupos que consumen.

O se aíslan para beber o drogarse, sin que nadie les vea o les sermonee. Se van separando de las amistades sanas, ya que son un obstáculo. O se rodean de nuevas amistades, cuestionables y frecuentan sitios peligrosos.

7. Cambios de pertenencias

Otra señal para detectar si el adolescente está usando, es si empieza a llevar o guardar papeles de liar cigarros, pipas de fumar, dinero de origen desconocido, desaparecen joyas u otras posesiones de valor, aparecen envoltorios pequeños de polvos o hierba, etc.

Adicción al alcohol

8. Cambios de rutinas diarias

Éstos serían ya signos de avance de la adicción, como:

  • Cambios en horas de sueño.
  • Suelen dormir menos horas y cambian el horario de sueño.
  • Suelen acostarse más tarde, ya que les entra insomnio.
  • Si no ha consumido ese día, no puede conciliar el sueño y tiene que llegar a salir de noche, para obtener sustancias para poder relajarse.
  • Otro signo, en este caso, opuesto sería la somnolencia extrema.
  • Falta de apetito o periodos de hambre excesiva.
  • Congestiones nasales continuas.

Nota: Cualquier sospecha tiene que ser explorada por un especialista, antes de que avance el problema adictivo.

Esperamos haberte ayudado con esta información. Si necesitas que nuestro equipo de expertos evalúe tu caso, a vuestra disposición siempre. Soy José Carlos Ríos Blázquez, psicólogo experto en adicciones y me gustaría ayudarte con el Método Psique Funciona.

No hay comentarios

Publicar un comentario